wood-01.png

Malabar Bistró abrió sus puertas el 18 de junio de 2019 y desde entonces se ha convertido en un secreto a voces de vecinos y habituales de Navacerrada. Situado en las cercanías de la plaza, Malabar es un soplo de aire fresco en la sierra de Madrid. Pequeño, acogedor y con una pequeña cocina a la vista, no tiene secretos.

 

Es Bistró porque recuerda a los pequeños restaurantes franceses, sus mesas justas, sin mantel y su calidad centrada en el plato, en los vinos de calidad para todos los públicos y es Nómada por el espíritu viajero de sus creadores y su carta itinerante. Lejos de las propuestas tradicionales que caracterizan a la zona, Malabar ofrece una carta corta que cambia con frecuencia, que demuestra la versatilidad de los cocineros y la necesidad de utilizar los productos de temporada.

 

Proveedores de confianza elegidos uno a uno para poder dar lo mejor de cada producto. Su cocina es viajera y sorprendente, con sabores reconocibles y combinaciones osadas, buscando la sonrisa, la repetición, haciendo que cada visita sea una experiencia diferente. Gracias a la posibilidad de elegir raciones y medias raciones de todos los platos se recomienda compartir y probar cuanto más, mejor.

 

Los postres, a cargo de Cecilia, son siempre caseros y utilizan elementos del mundo salado para no crear una frontera sino una continuidad en el menú.

MALABAR cuenta con 5 mesas y una capacidad máxima de

18 comensales por servicio, local polivalente permite mesas de gran capacidad. La cocina está separada por un gran cristal que permite ver el movimiento de los cocineros.

Captura de pantalla 2020-11-13 a las 0.0
Captura de pantalla 2021-03-01 a las 9.5
MALABAR 2020-05.png

ANTES DE LLEGAR AQUÍ, HISTORIA DE DOS NÓMADAS

Malabar Bistro Nómada es el resultado de dos pasiones encontrada a mitad de camino.

Cecilia y Yago se conocieron en Lasarte-Oria en el año 2008 , trabajando con Martín Berasategui. Cada uno traía su mochila llena de experiencias dispares y distantes.

Cecilia, nacida en la provincia de Buenos Aires, segradúa en el año 2002 y no tarda entras la darse a Bariloche en la Patagonia y ahí a de más de enamorarse del entorno oficia en varios hoteles y restaurantes. En el año 2008 decide dar un giro a su vida y mudarse a San Sebastián, allí, sin que ella lo sepa está empezando a pensar en Malabar Bistro.Yago , madrileño , empieza la cocina a 2002 en el privile giado Institut Paul Bocuse en Lyon (Francia) y esa experiencia le cambiará la visión de la cocina. Haces tage con Pierre Gagnaire (***) ya prende las bases en el Pavillon Ledoyen (***) y en L’Atelier de Joël Robuchon. Tras esta aventura francesa en 2007 recala con el maestro Berasategui (***). A partir de ese momento, la historia la escriben juntos.En 2009 abren el Restaurante Martin en Shanghai (China), primera aventura asiática del vasco. El país, la cocina callejera y los mercados marcarán a la pareja a partir de ese momento. En 2010 se trasladan a Buenos Aires, ciudad en plena expansión gastronómica. Allí participan en varios proyectos hasta que en 2014 deciden empezar Cocina Móvil, una empresa multidisciplinar donde asesoran, hacen eventos, clases privadas y en escuelas de cocina y todo aquello que rodea a la gastronomía, vendiendo además productos elaborados en su obrador. Inquietos, su camino sigue hasta Moralzarzal (Madrid) en 2017 donde abren el Restaurante Barrenola, un asador vasco del siglo XXI. La sierra de Guadarrama se convierte así en un lugar que no querrán abandonar.

MALABAR 2020-05.png
Captura de pantalla 2021-03-01 a las 10.

Eventos temáticos

Cecilia Delpech & Yago Márquez

eventos-01.png